Proyecto para que ARSAT no sea privatizado

Administrador Actividad parlamentaria, Comunicados, Diputado, Noticias, Proyectos de ley, Últimas novedades


Los diputados nacionales Daniel Filmus y Pablo Carro presentaron un proyecto de ley para derogar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 58/2019 firmado por el presidente Mauricio Macri que habilita la privatización de frecuencias de ARSAT,  por ser inconstitucional y violatorio de la ley 27.208.

Filmus sostuvo que “El presidente Macri batió otro record, en un solo día firmó dos decretos inconstitucionales, el  62/19 y el 58/19 que quita frecuencias a ARSAT para privatizarlas. Quiere hacer negocios enajenando la soberanía y viola la ley 27.208 que demanda dos tercios del Congreso para autorizar cambios de titularidad de las frecuencias”, sostuvo Filmus.

“AR-SAT, creada en 2006, es la empresa del Estado Nacional para vehiculizar el desarrollo en el país de sus primeros satélites geoestacionarios, su lanzamiento y puesta en órbita y el uso y la comercialización de los servicios satelitales y conexos. Las posiciones orbitales geo estacionales deben considerarse una cuestión central en políticas de estado, ya que las mismas son tan importantes como cualquier otro recurso natural no renovable”, continuó el ex Ministro de Educación.

La Ley 27.208 sancionada el 4 de noviembre del 2015, regula el desarrollo de la industria satelital estableciendo, entre otras cuestiones, los parámetros de conformación de capital social, sus modificaciones y bandas de frecuencia de la empresa argentina de soluciones satelitales sociedad anónima AR-SAT.  Esta norma para su modificación, requiere de las dos terceras partes de los votos del Congreso de la Nación  por considerarse que regula cuestione de carácter trascendental para el desarrollo soberano de nuestro país.

El Decreto 58/2019 modifica y contradice la Ley de Desarrollo de la Industria Satelital y habilita al Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) a asignar a las grandes operadoras de telecomunicaciones privadas las bandas de espectro radioeléctrico para servicios de telefonía móvil reservadas hasta ahora a la empresa estatal AR-SAT, violentando nuestro ordenamiento jurídico.

Sobre este punto, recordemos que el gobierno de Macri resolvió en diciembre de 2015 que la autoridad de aplicación (Enacom) deje de contar con participación de las provincias, la sociedad civil y el Congreso Nacional, lo que permitió una serie de decisiones que unilateralmente resolvió el Poder Ejecutivo. Es así como, mediante el Decreto 1340/16, el Estado Nacional generó el marco regulatorio que diera lugar a la fusión entre Cablevisión y Telecom, que terminó siendo avalada por el mismo.

Puesta en órbita de Arsat 1 y Arsat 2

Mediante la creación y puesta en órbita de Arsat 1 y Arsat 2, Argentina ingresó en el selecto grupo de países que desarrollan satélites geoestacionarios de telecomunicaciones permitiendo no sólo la protección de las posiciones orbitales sino también el incremento de las capacidades del país en materia de telecomunicaciones y un mayor impulso al desarrollo de la industria espacial nacional.

En línea con el desarrollo nacional de la industria satelital y de desarrollo de telecomunicaciones, la Ley 27.208 establece en su artículo 11 el uso reservado de bandas de frecuencia con carácter preferencial a la empresa AR-SAT. Estas bandas de frecuencias permitirían, según establecen los documentos que dieron sustento a su regulación, la posibilidad de desarrollar una red nacional de banda ancha inalámbrica para brindar diversos servicios tanto de gobierno electrónico como de seguridad pública sobre esta red. La posesión del Estado Nacional de una porción del espectro de cada una de las bandas en la totalidad del territorio nacional resulta trascendental para objetivos vinculados a la reducción de la brecha digital geográfica del país, el fomento de la industria nacional en telecomunicaciones, la posibilidad del ingreso de nuevos actores locales al mercado de telefonía celular, la prestación de servicios gubernamentales a entidades públicas, el desarrollo de servicios y sistemas para seguridad pública y situaciones de desastre.