Filmus: “Es necesaria una mayor integración latinoamericana en el campo de la ciencia para potenciar el desarrollo y lograr mayor justicia social”

Administrador Comunicados, Noticias, Últimas novedades

El Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación participó del Primer Encuentro Internacional de Trabajadoras y Trabajadores Científicos dedicado a los derechos laborales de las y los trabajadores científicos y a los marcos legales actuales de la ciencia en Iberoamérica.

Buenos Aires, 14 de septiembre de 2022 –  Este miércoles, en el auditorio de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, participó del Primer Encuentro Internacional de Trabajadoras y Trabajadores Científicos (EITC 2022), que tuvo como eje principal el abordaje de los derechos laborales de las y los trabajadores científicos y los marcos legales actuales de la ciencia en Iberoamérica.

Durante la apertura del evento, Filmus señaló que “es necesaria una mayor integración latinoamericana en el campo de la ciencia para democratizar el conocimiento. Tenemos capacidades complementarias y desafíos comunes para reducir la desigualdad de nuestros pueblos. La integración no se declama, hay que hacerla. Los estudios indican que Latinoamérica no es el continente más pobre sino el más desigual y eso es por la falta de utilización del conocimiento, la ciencia y la tecnología en los procesos productivos. Seguimos teniendo dos economías a velocidades totalmente distintas: una pequeña parte de nuestra economía muy atada a las necesidades del comercio global; y otra, de mayor tamaño y enfocada a los mercados internos, que trabaja en situación de informalidad y en condiciones de baja productividad que casi no permite salir de la pobreza”.

El ministro de Ciencia destacó la importancia de que las políticas de ciencia, tecnología e innovación, y el presupuesto creciente que plantea la Ley de Financiamiento del Sistema Nacional de ciencia, Tecnología e Innovación sean políticas de Estado para que el desarrollo sea sostenible en el tiempo.

Seguidamente, Filmus cuestionó el modo de evaluación de las y los investigadores: “Muchas veces evaluamos a nuestras y nuestros investigadores por la cantidad de publicaciones en revistas internacionales sobre los temas que a los países centrales les interesan y no por la capacidad de producción de conocimiento que pueda aportar en la resolución de los problemas de nuestra gente. Tenemos que repensar esta matriz de evaluación para potenciar a las y los científicos que produzcan el conocimiento aplicado y las transformaciones tecnológicas necesarias para resolver nuestras problemáticas”.

Por último, Filmus celebró el encuentro y solicitó que las conclusiones del evento sean presentadas por las y los trabajadores en las reuniones de la CELAC, la OEI y la CEPAL de las cuales Argentina será sede en octubre, e invitó a todas y todos los presentes “a llevar a cada uno de nuestros países la voluntad y la necesidad imperiosa de trabajar juntos para una América Latina con más desarrollo y justicia social”.

Además de los espacios destinados a la apertura y las conclusiones, el evento contó con mesas temáticas de las que participaron especialistas de diferentes países, entre los que estuvieron el Ministro de Educación, Jaime Perczyk; la Presidenta del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Ana María Franchi, y el Presidente de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i), Fernando Peirano.

En su participación en la mesa sobre “La producción de conocimiento y marco legal de la circulación de producciones científicas, Ciencia Abierta”, Franchi expresó “la importancia de la ciencia abierta como un elemento positivo, con ventajas muy concretas pero también con intereses y cuestiones a atender”. En este sentido, enfatizó sobre “los sistemas de evaluación utilizados en los organismos de ciencia y la necesidad de actualizarlos y repensarlos de manera estratégica en pos de fomentar el desarrollo de los sistemas de ciencia y tecnología y sus países”.

Por su parte, Peirano, en su intervención en la mesa dedicada al “Sistema de evaluación por pares en el contexto de publicaciones científicas”, manifestó: “La promoción, ese impulso para transformar buenas ideas en soluciones, es una pieza clave para que el conocimiento sea la llave para un desarrollo soberano, inclusivo y democrático. Sin ciencia y tecnología es difícil pensar que vamos a poder atender cualquiera de los problemas propios o globales. En un mundo injusto, nuestro desafío es refundar el contrato social entre ciencia y sociedad. Resultado quizás paradójico, pero el punto más firme para apoyarnos y ponernos de pie es el saber que encontramos en nuestras universidades, en nuestras instituciones de ciencia y tecnología. Los científicos, los estudiantes y los trabajadores tienen que ir más allá de su contribución puntual, deben organizarse y recuperar su papel como actores sociales que hacen de la  transformación social su principal aporte”.

Los temas de las otras dos mesas fueron: “Internacionalización de la Investigación y estado de situación de los derechos laborales de las y los trabajadores científicos” y “El sistema universitario y los procesos de investigación”.

El encuentro fue organizado en conjunto por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT); la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI); la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN); la Federación de Sindicatos de Docentes Universitarios de América del Sur (FESIDUAS); la Federación Mundial de Trabajadores de la Ciencia (FMTS); y la Federación Latinoamericana de Trabajadoras y Trabajadores de la Ciencia (FedLatCi).