Daniel Filmus

Secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur

«Es imprescindible ser sensible para luchar por políticas que permitan construir un país más justo»


Tengo 64 años y vivo hace veinte en Colegiales con mi familia. Entre las de Marisa, la mía y la nuestra tenemos cuatro hijas. Todas hermosas y sensibles a los temas sociales, particularmente a las luchas por los derechos de las mujeres.

Nací el 3 de junio de 1955 en La Paternal, poco antes de que la Revolución Libertadora golpeara al país y terminara sangrientamente con la segunda presidencia de Perón. Provengo de una familia de inmigrantes y de un hogar que atravesó las mismas crisis económicas profundas por las que pasó el país. Mi padre tenía cuatro años en 1928 cuando llegó a la Argentina desde Rumania con su familia huyendo de los pogroms. La temprana muerte de su padre lo obligó a pasar once años en un orfanato; no pudo terminar la primaria y empezó a ganarse la vida trabajando de linotipista. Con mi madre, Cecilia, profesora de inglés, tuvieron, además de mí, dos hijos: Jorge y Adriana. Un segundo matrimonio de mi padre me dio un tercer hermano, Guillermo.

Mi viejo me legó la fuerza de la militancia y la sensibilidad social. De mi mamá probablemente heredé la vocación por el estudio y la disciplina en el trabajo. De mi infancia recuerdo ir a la cancha con mi padre, hincha de Independiente, que de tanto llevarnos a ver a San Lorenzo se sorprendió a sí mismo gritando un gol cuervo en medio de un partido.

Hice la primaria en la escuela República de Ecuador y parte del secundario en la ENET Nº 32 de Chacarita. En tercer año tuve que cambiar el colegio para trabajar de técnico telefónico. Más tarde, terminé los estudios secundarios en la escuela nocturna Revolución de Mayo.

A veces me dicen que me ven demasiado «sensible» para dedicarme a la política, que es un mundo que exige endurecerse para enfrentar condiciones muy competitivas y difíciles. A mí me parece imprescindible ser sensible para ser político. Desde muy joven comprendí que la base para la militancia fue la indignación frente a la injusticia.

Quizá por eso, en los años 70, ingresé en Sociología de la Universidad de Buenos Aires (UBA), una disciplina que permite comprender los procesos sociales y aportar soluciones para quienes más las necesitan. Luego me especialicé en Educación. Allí comencé a construir una mirada más compleja sobre la desigualdad social y empecé a interesarme en la política como herramienta transformadora. Esta percepción se profundizó con la experiencia como alfabetizador en barrios humildes. Eran los difíciles años de la dictadura y al recibirme, en 1977, me dediqué a la docencia en el movimiento sindical y a militar en el movimiento de derechos humanos.

"Desde muy joven comprendí que la base para la militancia fue la indignación frente a la injusticia."

En los 80 cursé una especialización en Educación de Adultos y una maestría en Educación en México y Brasil. En los primeros años de la democracia fui presidente del Colegio de Graduados en Sociología. En 1989, ingresé en la gestión pública como director general de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. En 1992 renuncié al cargo para ocupar la dirección de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), dedicarme a la investigación en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y a la docencia en la UBA.

En el año 2000, volví al Gobierno de la Ciudad como secretario de Educación de la gestión de Aníbal Ibarra, cargo que ocupé hasta 2003, cuando acepté conducir el Ministerio de Educación de la Nación durante la presidencia de Néstor Kirchner. Desde allí tuve la satisfacción de llevar adelante muchas de las transformaciones que había propuesto en mis días de investigador y demostrar que es posible mejorar los sistemas educativo y tecnológico en Argentina. Las leyes de garantía del salario docente, de educación técnica, de financiamiento educativo, de educación sexual y la Ley de Educación Nacional son producto de aquel trabajo. También la creación de los canales Encuentro y Paka Paka.

En 2007 fui candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad y logré el 40 por ciento de los votos en la segunda vuelta. Ese mismo año fui elegido senador nacional acompañando la candidatura presidencial de Cristina Fernández de Kirchner. Como senador tuve el orgullo de elaborar, proponer y votar leyes muy importantes. Entre ellas la Ley de Glaciares, de prohibición de fumar en lugares públicos, de eliminación de la figura del avenimiento, de bibliotecas escolares y de cooperadoras escolares.

Fui secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas en la Cancillería, desde donde –en 2014 y 2015- hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance por reivindicar la soberanía argentina sobre el archipiélago austral. No hubo foro internacional, ámbito diplomático ni espacio de difusión donde no estuviéramos planteando la posición soberana de nuestro país.

En 2015 volví a ejercer mi cargo como investigador en Ciencias Sociales en el Conicet. Nunca abandoné la tarea docente en la UBA.

Asumí como diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires en diciembre de 2017 con un doble objetivo: tratar de impedir que avanzaran las políticas de ajuste y recesión que aplicó la gestión de Mauricio Macri y elaborar leyes que permitieran ampliar los derechos ciudadanos. Entre otras propuestas, elaboré un proyecto integral para la interrupción voluntaria del embarazo con acento en la salud, el monitoreo y la prevención, además de haber votado por la legalización del aborto en la histórica sesión de junio de 2018. También impulsé, a través de iniciativas que contaron con apoyo de todos los bloques parlamentarios, la creación del Instituto Nacional del Libro Argentino, la regulación de los embriones no implantados y la producción pública de medicamentos para la interrupción del embarazo no punible.

Además de dejar al país sumido en una profunda crisis económica y social, el gobierno de Macri degradó la Secretaría de Malvinas, bajó notablemente el nivel de reclamo de soberanía y descuidó la defensa de los recursos naturales en el Atlántico Sur. Con el compromiso de volver a priorizar la recuperación de nuestra integridad territorial, cuando Alberto Fernández asumió la Presidencia en diciembre de 2019 me designó al frente de la Secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Hoy el nuevo gobierno de Alberto y Cristina nos genera un fuerte sentimiento de esperanza y compromiso. Continúo creyendo que la política, y el trabajo en la función pública, son herramientas fundamentales para transformar el mundo en un lugar mejor. Y creo que es posible hacer de esta Argentina un país con un alto nivel de desarrollo inclusivo, equitativo y sobre todo justo. Como dice el Negro Dolina, tiene sentido dedicarse a la política si no abandonamos los sueños que compartíamos en las discusiones que teníamos en las pizzerías. Y que seguimos soñando.

Image

Curriculum Vitae

  • Sociólogo (Universidad de Buenos Aires, UBA).

  • Especialización en Educación para Adultos (Crefal, México), Magister en Educación (Universidad Federal de Fluminense, Brasil).

  • Profesor Titular Regular de la UBA desde 1985.

  • Investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

  • Secretario de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (2000-2003)

  • Ministro de Educación de la Nación (2003-2007).

  • Miembro del Consejo Ejecutivo de la Unesco (2007-2011, reelegido en 2013).

  • Senador Nacional por la Ciudad de Buenos Aires (2007-2013).

  • Secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes en el Atlántico Sur del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (2014-2015).

  • Parlamentario del Mercosur (2015-2016).

  • Diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires (2017-2019).

  • Secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, a partir de diciembre de 2019.

  • Album
  • Album
  • Album
  • Album

Autor de numerosos libros y artículos sobre educación. Algunos de ellos son:

  • “Educar para el mercado”, Filmus, Daniel, compilador, editorial Octubre, Buenos Aires, 2017.
  • “Pensar el kirchnerismo”, Filmus, Daniel, compilador, Siglo XXI editores, Buenos Aires, 2016.
  • “Educar para una sociedad más justa”, Debates y desafíos de la Ley de Educación Nacional, Filmus, Daniel y Kaplan, Carina, Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara S.A de Ediciones, Buenos Aires, 2010.
  • “Presidentes: voces de América Latina” Filmus, Daniel, Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara S.A de Ediciones, Buenos Aires, 2010.
  • “Una escuela para la esperanza”, Filmus, Daniel, Editorial Temas, Buenos Aires, 2002.
  • “La educación media frente al mercado de trabajo: cada vez más necesaria, cada vez más insuficiente” Filmus, Daniel; en La educación secundaria. ¿Cambio o inmutabilidad? Braslavsky, Cecilia (Org.) IIPE / UNESCO / Editorial Santillana, Buenos Aires, 2001.
  • “Cada vez más necesaria, cada vez más insuficiente. Escuela Media y Mercado de Trabajo en épocas de globalización”, Editorial Santillana, Buenos Aires, 2001.
  • “América Latina 2020. Escenarios, alternativas y estrategias” FLACSO-UNICEF-Grupo Editorial Tema, Buenos Aires, 2000.

Recibió varios premios y condecoraciones. Algunos de ellos son:

  • Distinción “Orden Latinoamericana” por el aporte a los procesos de integración de la región en el campo educativo, otorgado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), 2010, sede Brasil.
  • Medalla Jan Amos Comenius- UNESCO 2008, Ginebra. Una de las recompensas más prestigiosas de la UNESCO, prevista para reconocer el trabajo de aquellos educadores que han aportado una contribución significativa al desarrollo y a la renovación de la educación.
  • L’ Ordre des Palmes Académiques (Orden de las Palmas Académicas) 2004, Francia.
  • Orden de Rio Branco en el Grado de Comendador (Ordem de Rio Branco no Grau de Comendador) 2003, Brasil.
  • Primer Premio “Domingo Faustino Sarmiento” de Educación por el trabajo: “Educación y Empleo en el marco de la Globalización”. Academia Nacional de Educación.
  • Primer Premio Academia Nacional de Educación por el trabajo: “Estado, Sociedad y Educación en la Argentina de Fin de Siglo. Procesos y Desafíos”, 1995